La pesca a spinning se conoce también como pesca dinámica y su práctica consiste en lanzar un señuelo artificial al agua, a una distancia previamente determinada, para después recoger este señuelo lentamente y a diferentes profundidades. En la sacada se han de imitar los movimientos de un pez pequeño que pueda presentar problemas durante su nado.

Una de las zonas más comunes para practicar este tipo de pesca es en las corrientes de los ríos, donde se practica este estilo dándole un movimiento natural a las cucharitas para atraer más fácilmente a las presas y obtener mejores capturas. Para ello, deberás recoger el señuelo artificial con pequeños golpecitos de caña, intentando de esta forma que el pez ejerza una acción en forma de zig zag y con efecto vibratorio, como si se tratase de un insecto o rana que trate de atacar al pez que deseamos capturar.

Bien aprendida la técnica de pesca a spinning y con los materiales de pesca adecuados, se podría dcir que el spinning nunca falla en la captura de especies cazadoras como la dorada, la tararira y la trucha.

Según la potencia del equipo de pesca que uses para tus jornadas de spinning podrás actuar con tus señuelos artificales en superficie, media agua o en zonas ya más profundas. Ten en cuenta que algunos peces se irritan ante los señuelos, y no porque caigan en el engaño y crean que es un alimento real, sino más bien porque el señuelo les molesta.

Por último, algo que nunca has de olvidar es que los peces son territoriales en el sentido de la defensa que ejercen de “su zona”, evitando a toda cosa que cualquier pez extraño se acerque e invada su lugar. Por ello, vemos cómo los señuelos artificiales tienden a imitar peces pequeños que sí forman parte de su entorno más inmediato al tratarse de un alimento más en la dieta de los peces cazadores.

 

qué es la pesca a sponning